Ahorro, inversión, retiro. Asegura tu futuro desde hoy.

El concepto de tener una etapa de retiro, en la cual las personas merecemos un descanso después de una vida de arduo trabajo, es relativamente nuevo. Tiene aproximadamente 90 años desde que se creó, alrededor de los años 1930s. Antes de ese tiempo, la gente trabajaba diariamente en lo que le correspondía, hasta el día en que morían. El primer esquema de retiro que surgió, fue en Estados Unidos durante la Gran Depresión y con el paso de los años lo fueron copiando en otros países del mundo, incluido México.

Dicho esquema de pensión funciona exactamente igual desde que se creó hasta el día de hoy. Probablemente lo conozcas por la forma en que están pensionados tus padres: las personas trabajan durante su vida productiva, pagan los impuestos correspondientes, y parte de esos impuestos sirven para pensionar a las personas que están en su etapa de retiro en ese momento.

Sin embargo, por diferentes cambios socio-económicos, este esquema de pensión se volvió insostenible, siendo reemplazado en nuestro país en 1997 por el esquema de las Afores. Esto implicó un cambio social MUY fuerte. Pasamos de estar acostumbrados como sociedad a que “papá gobierno” se hiciera cargo de nosotros en el retiro, a que ahora cada quien “se rasque con sus propias uñas”.

Este cambio socio-económico no se tradujo en acciones en las personas afectadas. En otras palabras, los mexicanos no estábamos acostumbrados a ahorrar para nuestro retiro. Desde mi punto de vista, como no existía la necesidad de planear de dónde saldría el dinero que las personas iban a necesitar para vivir en su retiro, porque “papá gobierno” se haría cargo, nunca existió la cultura del ahorro para el retiro como en otros países.

 

Es así como iniciamos con el tema: es necesario que asumas responsabilidad personal en el tema del retiro. Necesitas estar consciente de que tu retiro depende solamente de ti.

 

Existen actualmente muchas opciones de productos financieros adicionales a las afores con las cuales puedes comenzar tu plan de retiro.

Los cuatro tipo de productos financieros para el retiro más usados son:

Pagarés bancarios (o inversiones a plazo):

Sorpresivamente los pagarés bancarios son el instrumento más usado para esta finalidad. Este tipo de instrumento NO es propiamente una herramienta para planear el retiro. De hecho es muy mala herramienta para esta finalidad, porque normalmente ofrecen rendimientos negativos cuando se comparan con la inflación.

Los pagarés bancarios o inversiones a plazo están diseñados para ahorrar a plazos menores a 3 años, o cuando quieres invertir cantidades de dinero menores a $300,000 pesos.

Si deseas invertir a plazos mayores (como para el retiro) o cantidades de dinero mayores a la mencionada, puedes acceder a instrumentos que te funcionen mejor que los pagarés bancarios.

Afores:

La definición de Afore es Administradora de fondos para el retiro. Son empresas que se dedican a hacer crecer el dinero que por ley te depositan en tu cuenta.

Si tienes un trabajo formal con prestaciones de ley, ya tienes asignada una Afore.

Te depositan dinero tres figuras: el patrón, el gobierno y tú mismo.

Cuando cumplas 65 años de edad, tu afore te pensionará con un porcentaje de lo que percibías cuando eras económicamente activo.

 

Muy importante: Cuida siempre que te tengan registrado ante el IMSS con el sueldo que realmente percibas, como debe ser por ley.

 

Seguros para el retiro:

Son instrumentos que están enfocados en brindarte certeza y protección.

Te ofrecen ganancias GARANTIZADAS por contrato. Desde que empiezas a ahorrar ya sabes cuánto dinero vas a recibir cuando te retires. Te permiten invertir en pesos, dólares o udis, según sea tu meta financiera o preferencia. Te ofrecen protección financiera, en caso de que por accidente o enfermedad llegaras a quedar imposibilitado de forma permanente para trabajar. Los seguros para el retiro son indispensables para contar con un patrimonio garantizado para tu retiro.

 

Fondos de inversión (ETFs):

Vistos desde el punto de vista del retiro en el que el plazo de inversión es largo, estos instrumentos son ideales para buscar RENDIMIENTOS, es decir, que tu dinero crezca lo más posible.

 

Además del rendimiento, también te permiten aprovechar beneficios fiscales, es decir, que por el simple hecho de ahorrar a través de estos instrumentos, hace que el SAT te regrese impuestos en tu declaración anual. Te permiten invertir en fondos adecuados a tu perfil de inversionista. Cuentan con fondos conservadores, moderados, dinámicos, en pesos, dólares, euros, etc.

 

Lo más importante que debes conocer, es que con tu afore por sí misma NO será suficiente para tener un retiro digno. Es necesario que te formes la disciplina de invertir en algún producto financiero adicional para complementar la cantidad de la pensión que recibirás de tu afore. O si por alguna razón no deseas hacerte de la responsabilidad de invertir todos los meses, entonces POR LO MENOS realiza aportaciones voluntarias a tu afore cada que te sea posible, hasta que puedas iniciar un plan PRIVADO de retiro.

 

En este momento que estás en tus veintes o tempranos treintas, tienes la ventaja de que el tiempo juega a tu favor gracias al interés compuesto. En pocas palabras quiere decir, que si tienes la constancia de invertir desde ahora hasta tu retiro, aunque sean cantidades pequeñas de dinero, tienes el potencial de ser multimillonario en tu retiro.

 

Antes de elegir un producto de ahorro o inversión, te recomiendo que te asesores con un profesional en planeación para el retiro, para que te elabore un plan hecho específicamente para tus necesidades y preferencias

Si crees que sería importante para ti empezar tu plan para el retiro, pongo a tu disposición mi correo electrónico: daniel@ahorraonunca.co (ojo, es .CO no .com)

Daniel Gil Cabral

Experto en Afores, inversiones y planes de retiro

Correo: daniel@ahorraonunca.co

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× Más información